Coatzacoalcos

Se volvieron a manifestar trabajadores del Poder Judicial en el malecón de Coatzacoalcos

Alrededor de 300 trabajadores del Poder Judicial de la Federación, adheridos a la sección 44 del sindicato, encabezados por su dirigente Rosa Maria Solis, marcharon en demanda del respeto a los fideicomisos del poder judicial, que no son privilegios, señalaron.

La concentración inició desde más 9 de la mañana de este domingo, en la plaza de la Paloma de la Paz, para después realizar una caminata denominada «Marcha nacional en defensa del Poder Jidicial».

En su discurso, la dirigente de los trabajadores señaló: «es del dominio público que el Poder Judicial de la Federación ha recibido diversos embates tanto de la cámara de diputados como del palacio nacional, con la férrea intensión de demostrar agresiones en contra los derechos laborales, agresiones que atentan contra la división de poderes del estado mexicano y contra la independencia judicial», indicó.

Añadió que esta vez estas agresiones llevan la intención de quitarles recursos económicos que son producto de la defensa de sus derechos y que no representan ventajas ni privilegios, como se asegura.

Indicó que el presupuesto que se pretende aprobar, afecta el salario y las prestaciones que perciben los trabajadores que día a día se esfuerzan para otorgar al justiciable los acuerdos.

Abundó en que la extinción de fideicomisos y la reducción en el presupuesto tendría un impacto, mismas que impedirían la infraestructura de operatividad necesaria para que los trajadores puedan ejercer su actividad en condiciones aceptables y adecuadas.

Asimismo lamento la serie de etiquetas que la sociedad les impone, al señalarlos de corruptos, pues solo repiten lo que les dictan desde Palacio Nacional, además dejó entrever que los trabajadores han sufrido enfermedades por ser sometidos a tanto estrés laboral.

La marcha que realizaron partió de dicha plaza hasta la Universidad Veracruzana, hasta regresar al punto de partida donde entonaron el himno nacional y regresaron a sus casas.

Gregorio Antonio/Coatzacoalcos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba